El desarrollo tecnológico ha avanzado enormemente en los últimos tiempos y en cuanto a la comunicación se refiere se ha convertido en un importante vehiculo para transmitir, intercambiar o compartir diferentes cosas como: información, anuncios publicitarios, entretenimiento, divulgar una cultura, para hacer negocios, etc. a través de los diferentes medios que sirven de apoyo según su necesidad (radio, televisión, prensa escrita, Internet, video, entre otros.); por su facilidad de divulgación y amplia cobertura hoy en día se han convertido en una herramienta fundamental que nos permite mantenernos informados y por tanto hacernos participes de los sucesos sociales, económicos, y políticos nacional como internacionalmente, convirtiéndose en una necesidad para el ser humano y en una oportunidad de trabajo individual o colectivo que nos envuelve a todos de alguna u otra manera en una nueva cultura denominada por algunos autores como la “cibercultura”, dentro de una “revolución” caracterizada por el poder de la información y la comunicación que exige o involucra cambios en la sociedad, en las formas de vida, en la manera de pensar, de trabajar, de actuar y por supuesto de educar; haciendo especial énfasis en ésta última parte pues si bien sabemos y es imposible desconocer el impacto que causa ya que por lo general no tiene reglas o un publico determinado que esté acorde con el tipo de información que se va a impartir, es por esto que decimos que puede afectar de manera positiva en cuanto a que contribuye a la formación de individuos más cultos, mejor formados, con mayores conocimientos, competitivos, etc. y de manera negativa cuando no se brinda la orientación adecuada (padres de familia y escuela) y cuando el fin o el objetivo de la información es poco productivo, es decir cuando promueven la participación en actividades ociosas, crear falsos ídolos, propiciar el engaño con falsas promesas y sueños, crear una sociedad consumista, superficial y conformista frente a lo que le esta ofreciendo el medio; además no podemos desconocer que la representación de la realidad que a través de los distintos medios se ofrece a los niños y adolescentes que están en un proceso de formación pueden incidir notablemente en el desarrollo de su personalidad, en la concepción de hombre y mujer de la actualidad y en la formación de actitudes y valores fundamentales para la toma de decisiones acertadas en pro de su propio futuro. Es importante que docentes y padres de familia trabajen conjuntamente en el acompañamiento de la educación del niño para permitirle una interpretación adecuada de todo aquello que el mundo le ofrece día a día; dentro del aula los medios cumplirían una función ejemplar si son utilizados con fines pedagógicos para cualquier tipo de aprendizaje que queramos desarrollar con los niños, pues pueden ser una gran ayuda si son utilizados adecuadamente y además es algo que debemos empezar a implementar y prepararnos cada vez más para estar acordes con las necesidades y con las docentes que el siglo XXI requiere y así mismo capacitar e involucrar a nuestros estudiantes poco a poco a la realidad que se está exigiendo cada día con más rapidez.